Pagaré en América latina

El pagaré en América Latina

EL PAGARÉ EN AMÉRICA LATINA

Uno de los mayores desafíos dentro de la gestión de cobro de deudas comerciales en Latinoamérica es lograr reunir la documentación que compruebe su existencia y validez.

 

A la luz de la legislación de gran parte de los países de la región, la factura, el conocimiento de embarque e incluso el comprobante de entrega solo prueban la relación comercial.

 

Para reclamar por vía judicial el cobro de una deuda es necesario presentar un documento que establezca específicamente la voluntad del comprador de pagar una cifra determinada de dinero en un plazo establecido de tiempo a favor de una persona o empresa en concreto. Esta exigencia se convierte usualmente en el principal dolor de cabeza de los exportadores ubicados en Estados Unidos o Europa, donde las facturas y comprobantes de entrega SI tendrían validez.

 

Frente a esta realidad, el pagaré es el instrumento “más simple y efectivo” de utilizar cuando se requiere tanto proteger los derechos del acreedor como autorizar un determinado cupo de crédito a un comprador.

NORMATIVIDAD

Es fundamental que el pagaré se adapte específicamente a las leyes del país del cliente. Por lo tanto, a pesar de sus similitudes, no se debe usar el mismo formato en México que en Colombia, por ejemplo. Lo más aconsejable es solicitar el asesoramiento legal de una firma especializada, la cual por tarifas realmente bajas en comparación con el riesgo perfeccionan su contenido y garantizan su validez.

 

La inversión realizada en su elaboración se puede diluir en un número indeterminado de clientes, puesto que el formato elaborado es válido para cualquier operación comercial que implique el otorgamiento de crédito comercial en ese país.

 

Nuestro consejo es tenerlos preparados para cada país al que quiera y pueda exportar en Latinoamérica.

EL PAGARÉ EN AMÉRICA LATINA, DOCUMENTO DE MÁS FÁCIL EJECUCIÓN

Para las personas relacionadas con el comercio exterior es claro que sólo la carta de crédito puede garantizar efectivamente el pago de una exportación. No obstante, su aplicación además de compleja implica el pago de altas tasas de interés y comisiones bancarias que resultan desmotivantes para los compradores.

 

En consecuencia, siempre y cuando el exportador solicite a una empresa especializada la realización de un análisis comercial y crediticio especializado que permita establecer si el cliente es apto para el uso de este instrumento, el pagaré en América Latina es sin lugar a dudas en el documento legal más directo y con mayores posibilidades de ejecución.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PAGARÉ

◊ La mención de la palabra “pagaré” en el documento.

 

◊ La existencia de una promesa incondicional de pagar una determinada suma de dinero.

 

◊ El nombre de la persona/empresa que es el proveedor.

 

◊ La hora y el lugar de pago.

 

◊ La fecha y el lugar donde se firmó el documento.

 

◊ La firma del comprador o la persona que firma a su nombre.

PRINCIPALES RECOMENDACIONES.

1. Dependiendo del tamaño, del tipo de compañía y especialmente de la calificación de riesgo asignada al comprador, es necesario incluir al socio mayoritario o al propietario único, como garante o co-deudor en el pagaré. De esta manera, en caso de presentarse el no pago de la deuda, no solo podrá perseguir los activos registrados a nombre de su cliente, sino también los activos personales del propietario.

2. Consultar con un abogado los pasos a seguir en cada país en caso de incumplimiento es un requisito indispensable para la adecuada ejecución de un pagaré.

En algunos países de la región se requiere que el pagaré sea presentado al comprador para su pago y posteriormente protestado, es decir, se lleve a cabo ante notario una declaración juramentada que garantice que el pagaré fue presentado previamente al comprador y que este se negó a pagar.

RECUERDA:

google-plus-Twitter

¡Síguenos! para mantenerte al día y comentar nuestros artículos

¡Gracias! por compartir con otros.